ANILLAMIENTO DE PÁJAROS. HUERTA DE CABRA

Por fin hemos hecho la actividad de anillamiento de pájaros. Esta actividad cierra el ciclo iniciado este curso con la construcción de nidos por el alumnado de 3º A/B PMAR en el área de Tecnología, bajo la dirección inestimable de Isabel Castro.  Hemos continuado con la colocación de los nidos en el instituto, con la colaboración excepcional de Carlos Flores, apasionado de las aves y que construye, pone y mantiene unos 700 nidos cada año en la provincia de Córdoba.

En esta ocasión ha sido sobre todo Pedro Moreno, anillador de SEO- Birdlife, el que ha dirigido la actividad. Ha contado con la ayuda de Carlos y de Javier Gallardo, nuestro conserje, que fue también anillador hace años, y que de algún modo ha promovido todo esto. Pedro es de Castro del Río, el jueves 30 de mayo se levantó aún de noche para desplazarse a Cabra, y, junto con Javier y Carlos, extender sus redes en la huerta familiar de Javier.

Una semana antes se reunieron para ver lugares posibles que pudiéramos llegar andando desde el centro. La huerta es un sitio idóneo, pues era amplia y cerca del río donde van los pájaros a beber. Está pegada al CEIP Carmen de Burgos, un sitio tranquilo y que Javier ofreció generosamente.

Las redes, casi invisibles, cada una es de unos dos metros de alto por unos seis de ancho, y se disponen varias en línea y perpendicularmente abarcando la mayor superficie. Tienen pliegues horizontales a distintas alturas que hacen que cuando los pájaros chocan con la red, no se hagan daño y caigan en el fondo del doblez de la red, que ellos con su velocidad han abierto pero que se cierran cuando caen.

Cuando llegamos desde el Centro el alumnado de 3º PMAR y del Comité ambiental, sobre las nueve ya habían cogido diez aves (cuatro más mientras estuvimos por allí) de diferentes especies asegurando el éxito de la actividad. Pedro nos explicó para que sirve el anillamiento y el objetivo principal de asegurar la supervivencia del pájaro. Los anilladores son principalmente voluntarios que han de formarse, aprobar un examen y pasar unas prácticas con otros anilladores, para poder ser habilitados por una de las asociaciones ornitológicas en España, como es SEO- Birdlife. El anillamiento tiene un fin científico para controlar las poblaciones y migraciones de las aves. Es uno de los modos en que cualquier ciudadano puede contribuir a la ciencia.

Las aves son los animales más generosos en mostrarse con todo su esplendor ante nosotros, con su belleza, con sus vuelos y cantos, y por lo tanto en seducirnos en el amor y el respeto a la Naturaleza. Esta actividad es especialmente emocionante pues tienes los pájaros tan cerca puedes cogerlos incluso, hay modos para que no se estresen, medirlos, pesarlos, conocer sus vidas, que se expresan a través de sus livianos cuerpos, sus hábitos, las características de sus picos, de sus alas, de las mudas de sus plumajes. Por ejemplo, del desarrollo de sus músculos pectorales se puede saber si ha venido desde lejos o tiene hábitos locales, el desgaste de sus alas nos habla de su edad, y la grasa corporal, visible con un soplido en su pecho podemos saber si se prepara para un gran viaje. Algunos pueden venir desde el Congo, otros se van a Noruega o Finlandia, otros, en cambio han nacido en Cabra y este es todo su mundo que comparten con nosotras y nosotros

 El censo de aves es uno de los referentes principales para medir la salud de la Biodiversidad, es decir, para tomarle el pulso a la Tierra. Ellas son especialmente sensibles a las acciones y decisiones que tomamos como personas, pues viven muy cerca de nosotros, haciendo nuestro entorno más alegre y musical, incluso en nuestras casas (la ley protege sus nidos, no se pueden quitar los nidos ni tapar), y contribuyen al delicado equilibrio natural, e incluso de la Agricultura, controlando plagas, de un modo inocuo para la población. Al contrario que con el uso de pesticidas, que mata a los insectos, mata a los pájaros, y ya nos está matando a los humanos (Hay una sentencia mayúscula y reciente contra el uso del glifosato, por ejemplo).

Javier saca con pericia y cuidado las aves de la red y las mete en unas pequeñas talegas donde están más tranquilas hasta su anillamiento. Pedro anilla en el tarso con el calibre adecuado, Nos pregunta qué especie puede ser, y nos ofrece una completa guía de aves, imprescindible en los anillamientos, nos da pistas, pues si no, es muy difícil. Y mide los parámetros: Nombre científico, edad, sexo, musculatura, grasa corporal, longitud de la primera y la octava pluma desde el exterior (si no recuerdo mal). Carlos apunta en las tablas los datos con códigos alfanuméricos. Edad 5, por ejemplo significa que nació el año pasado. Posteriormente se informatizan los datos en una plataforma internacional. Ya tienen registrados sus “DNIs”

Hemos cogido siete especies distintas, hemos tenido mucha suerte, la verdad, a pesar de estar en terreno urbanizable. Tres Currucas Capirotadas, dos machos y una hembra, que presentan dimorfismo sexual, nos explica Pedro, que quiere decir que son distintas en su aspecto el macho y la hembra; tres Gorriones Comunes, también dos machos y una hembra; dos Zarceros Pálidos, o Bereberes, que atraviesan el desierto del Sahara; Un Verderón, de la familia los Canarios; un Verdecillo, al que no retuvimos mucho pues era aún polluelo; un Ruiseñor Bastardo y un Ruiseñor Común, que estuvo muy oportuno para que pudiéramos ver las diferencias entre las dos especies similares. En total siete especies. Pedro nos ofrecía después de la toma de datos, que los que quisiéramos pudiéramos soltarlo. A mí me parece que es el momento más emocionante, pues tiene un efecto real (y simbólico) liberador.

Por último Carlos nos habla de los Vencejos a los que vemos volar alrededor. En Cabra es uno de los cinco únicos lugares en España donde se anillan, pues sus nidos en el Pabellón de Deportes Municipal son accesibles para las personas. Los Vencejos apenas tienen desarrolladas las patas pues viven y duermen incluso en el aire, son las mejores voladoras, solo se posan en la época de cría. Vuelven al mismo nido cada año. A los polluelos llega un momento que les cambia la psique y se interesan por volar, es el momento que muchos se adelantan demasiado y caen de los nidos, sin poder remontar el vuelo. Por ello nos pide Carlos que si vemos alguno por el suelo, si puede volar, que en la mano lo elevemos y ellos alzarán el vuelo y retomarán su vida.  En el caso en que no puedan volar, deberíamos ponernos en contacto con los agentes de Medio Ambiente. Se alimentan de insectos, y otros pájaros granívoros de semillas, como el trigo o los garbanzos, pero nos advierte que no le demos a ninguno pan remojado en agua o leche, pues puede encharcarle los pulmones al carecer de epiglotis. También nos habla de la impronta, pues si un ave se cría con personas se creerá una de ellas, y no podrá valerse por sí misma, por lo que es importante que se críen con otros pájaros de su especie para su supervivencia en libertad.

En Cabra, a 30 de Mayo de 2019

José Manuel Zamudio Sierra

Coordinador de Ecoescuelas

 

FOTO1FOTO2FOTO3FOTO4FOTO5FOTO6FOTO7FOTO8FOTO9FOTO11FOTO12FOTO10

6 septiembre, 2019
X