MANIFIESTO “MIRANDO A EUROPA”

¿La véis?. Observadla bien porque estáis mirando a Europa al hacerlo, estáis viendo directamente su corazón. Esta bandera, con todo lo que encierra y simboliza, es fruto del paso de los siglos y del esfuerzo de muchos hombres y mujerese Cientos de años de guerras y enfrentamientos que asolaron los pueblos de nuestro continente, mientras nos preguntábamos el porqué de tanto dolor y sufrimiento. Mientras un deseo brotaba, se fortalecía y crecía desde todos los rincones de Europa.

¡Paz, hermandad y libertad! Es el grito de vuestros propios antepasados, de tantos y tantas que ya no pueden alzar la voz hoy;  aunque su mensaje traspasa el tiempo y llega hasta nosotros, jóvenes europeos y europeas del siglo XXI.

Aquel ya lejano 9 de mayo de 1950, nuestro continente, destrozado y en ruinas por las dos guerras mundiales que lo arrasaron, decidió intentar levantarse una vez más, como tantas veces ha hecho a lo largo de su historia. Ese día, un 9 de mayo como hoy, se le estaba dando una oportunidad a la concordia, a un futuro unido de antiguos rivales que tanto habían perdido. ¿Por qué…? Por qué se preguntaban los europeos… ¿Acaso Europa, que tanto ha aportado a la cultura, a la ciencia y a las sociedades en el mundo, a lo largo de la Historia, no es capaz de convivir consigo misma?

El esfuerzo por crear esta bandera no sólo fue de grandes políticos que supieron estar a la altura de su tiempo, como Schuman, Monnet o Adenauer, entre otros; sino que fue la decisión de un pueblo, el europeo; de hombres y mujeres libres que, rotas las cadenas de la esclavitud de las dictaduras que ataban sus manos, decidieron vivir sin miedo a perdonar a sus antiguos enemigos. Entendieron que el camino que se abría ante ellos consistía en tender puentes de solidaridad, en busca de la prosperidad y el desarrollo de todos y entre todos, acallando de una vez la voz de las armas que tantas cicatrices han dejado sobre cada centímetro de la tierra que pisamos.

Roma, Maastricht, Niza o Lisboa son los nombres de las ciudades donde este sueño, que tengo en mis manos, dio sus primeros pasos y donde se han derramado, una y otra vez, enormes esfuerzos por mantenerlo en pie. Un sueño tan frágil y amenazado, que de vosotros y vosotras depende que pueda seguir adelante. Luchad por él, mejoradlo, exigidle cambios para que impulse vuestras vidas, para que os ayude a ser libres e iguales; ¡luchad, europeos y europeas, luchad! Mantened viva la llama de la ilusión en un mundo que se está volviendo oscuro por tantos y tantos problemas.

Ayudad para que esta bandera, cada vez que ondee al viento, represente y haga vibrar los valores de Europa, vuestros valores. Colaborad para que se vea ondear con ella la solidaridad, la justicia y la democracia. Es una antorcha de esperanza lo que veis aquí, una luz en mitad de la noche que aspira a mostrar al resto del mundo lo que somos.

España, por su pasado, ha estado ligada a Europa siendo parte esencial de ella. Por eso mismo, no miréis esta bandera como algo ajeno, ya es parte de nuestra piel, y porque en sus orígenes os encontraréis. Esta Europa que hoy se abre ante vosotros y vosotras, y de la cual sois su alma, se ha construido entre todos y es para todos. Ha crecido, desde los 6 países que la conformaban en sus inicios hasta los 28 que actualmente la componemos. Hoy la conmemoramos aquí para esparcir su ilusión en este día.

Nuestro instituto Felipe Solís está lleno de esa ilusión europea. La Unión Europea, a través de él, invierte en vuestra formación cada mañana cuando pisáis este suelo. Cada edificio, cada pasillo y cada aula rezuma sus ideales. A mi alrededor, ahora mismo, hay personas que habéis recorrido las calles de Europa, paseado por sus plazas, conocido a sus gentes y disfrutado con sus monumentos naturales e históricos. También, gracias al programa europeo Erasmus Plus al que estamos adscritos, hay compañeros y compañeras que han podido ampliar sus conocimientos y poner en práctica lo aprendido, incluso encontrando un horizonte laboral, a la vez que han visitado distintos puntos de nuestro continente. Cada uno de vosotros podéis hacerlo, y ser parte de esto, si no lo habéis hecho aún.

Participad de este sueño que se os ofrece desde el centro. Participad, en definitiva, viviendo experiencias que quedarán para siempre en el corazón de quien las sienta. Muchos y muchas, por esto mismo, notáis los latidos de Europa en vuestro corazón.

Vivamos, por tanto, mirando a Europa. Guardad cada una de estas estrellas en vuestro propio interior y haced que os iluminen cuando más oscura sea la noche a vuestro alrededor. Ellas os darán calor, el calor de la democracia, del respeto y del esfuerzo por construir una civilización mejor.

foto4

LAS ALUMNAS Y ALUMNOS QUE HAN PARTICIPADO EN ESTA ACTIVIDAD SON:

– Irene Castro García (2º ESO A) (Lectura del manifiesto)

– Estela María Güeto Casado (2º ESO A) (Lectura del manifiesto)

– Almudena Blancas Romero (2º ES B) (Lectura del manifiesto)

– Andrea de la Sierra Fernández Bonilla (2º ESO B) (Lectura del manifiesto)

– Noelia María González Serrano (2º ESO A) (Participación en la performance)

– Lucía Haro Cantero (2º ESO A) (Participación en la performance)

– Jaime Leiva Ruiz (2º ESO A) (Participación en la performance)

– Irene León Jiménez (2º ESO A) (Participación en la performance)

– Mihaita Fernando Micu (2º ESO A) (Participación en la performance)

– Adrián Moreno Marín (2º ESO A) (Participación en la performance)

– David Rodríguez barranco (2º ESO B) (Participación en la performance)

– Marta María Rodríguez Moreno (2º ESO B) (Participación en la performance)

– Soledad Cáliz Gallardo (3º ESO D) (Participación en la performance)

– Ángel Joaquín Carvajal Varo (3º ESO C) (Participación en la performance)

– Rafael Ruiz Jiménez (3º ESO D) (Participación en la performance)

– Alejandra Valverde Extremera (3º ESO D) (Participación en la performance)

– Rocío Llamas Rojas (4º ESO A) (Participación en la performance)

 

 

12 septiembre, 2019
X